Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri de sanctis coveti dispecit.

5 pasos para balancear el trabajo y la salud

balancear el trabajo y la salud

5 pasos para balancear el trabajo y la salud

5 pasos para balancear el trabajo y la salud

Uno de los principales problemas de esta era millenial es la falta de tiempo para hacer ejercicio, comer saludable y balancear el trabajo y la salud. Es decir no te permite llevar un equilibrio en todos los aspectos de tu vida. Tal vez seas una pistola en tu carrera, pero igual ya no aguantas la espalda, y a penas si te da tiempo de comer una barritas de la maquinita de snacks de la oficina o de la escuela. Recuerda que también necesitas comenzar a pensar en tu salud, ya que si no tienes tiempo ahora de cuidarla no creo que después tengas tiempo de cuidar tus enfermedades ¿O si? Te dejo algunos consejos que te ayudarán a mejorar ese balance que te urge.

Escribe tus metas. Para lograr lo que sea que quieras es muy importante reafirmarlo y la mejor forma de hacerlo es ponerlo en papel con tu puño y letra, de esta manera estás haciendo un compromiso contigo mismo. Brian Tracy de la Universidad de Alberta dice en su libro “Goals” que cuando escribes lo que deseas realizar hace que te entusiasmes y pongas manos a la obra, si puedes hazlo público es una gran motivación.

Mejora tu salud y mejorarás tu carrera. Así como lo escuchas, a veces le dedicas demasiado tiempo a tu chamba y no te das cuenta de lo cansado que está tu mente. Si no te das un break para hacer otra cosa, tu cerebro se bloquea y será casi imposible seguir creando cosas. Los bueno hábitos de nutrición y ejercicio aunque sea leve te permitirá oxigenar tu cerebro y que las ideas fluyan más y mejor.

Planea un balance. Ya que hayas escrito tus metas realiza un plan de acción y piensa cómo lo vas a lograr. Calendariza tus objetivos, ponles horarios, no importa que sean 10 minutos al día, que sean conscientes y constantes para que lo realices al menos 3 veces por semana. Hay aplicaciones de yoga o pilates de solo 7 minutos, piensa que a veces te tardas 10 minutos cuando vas al oxxo por tus cigarros o tus chicles.

Lo siento pero si eres lo que comes. La mayoría de la gente cuando piensa en dieta lo primero que se le viene a la mente es lechuga con pechuga asada sin chiste, pero no se trata de hacer una dieta estricta para competencia de fisicoculturista. Tener buenos hábitos de alimentación es llevar un equilibrio en todo lo que comas y balancear entre carbohidratos, proteínas, cereales y grasas. Si de plano no sabes cómo hacerle ni cómo combinar y crees que la pasta tiene es pura proteina, mejor lánzate con un nutriólogo, invierte por lo menos una sola vez no para que te haga una dieta, pero si al menos para que te enseñe a comer. O si no te da tiempo o te da codo estúdiale un poquito aquí te dejo algunas páginas que te orientan.

 

Respira. Ya se que puede abrumarte el cierre de cada mes si trabajas en una editorial, o la entrega de tu trabajo final de la escuela. Pero lo que sea que te esté estresado no olvides respirar. Tómate literal 5 minutos cada 2 o 3 horas para salir (bueno si no hay #ContingenciaAmbiental) si no dentro de tu mismo lugar, detente un momento y respira lo más profundo que puedas. Sarah Novotny and Len Kravitz escriben en “The Science of Breathing” que las técnicas y patrones de respiración es la mejor defensa de relajación , manejo del estrés , y controlar los estados fisiológicos y mejorar la función de órganos.

button banner

Cuéntame cómo es el balance de tu chamba con tu salud.

Sin comentarios

Publicar comentario