Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri de sanctis coveti dispecit.

El anillo de compromiso ¿De dónde viene?

de donde viene el anillo

El anillo de compromiso ¿De dónde viene?

El anillo de compromiso ¿De dónde viene?

Hace algunos años cuando veía a las chavas que les daban un anillo de compromiso, no me hacía ningún sentido el hecho de que lo presumieran a todos sus familiares y amigos como si hubieran ganado una competencia, una medalla, o un trofeo muy importante, incluso lo enseñaban más que su propio título profesional. Y es que lo mostraban con tanto orgullo que llegaba un punto que me parecía un tanto ridículo. No lo comprendía hasta que comencé a ver en amigas más cercanas y primas que se comprometieron y su cara emanaba felicidad constante. Por lo que me di cuenta que si hay algo detrás del diamante, zafiro, esmeralda o moissanita ; así que quise encontrar el verdadero significado, y saber de dónde viene esta tradición, más allá de la competencia por ver quién de tus amigas trae el “rocón” y a quién no le dieron los dos meses de sueldo que debería gastar el novio conquistador.

El anillo de diamantes como comúnmente lo conocemos fue utilizado por primera vez en 1477 por María de Borgoña que le entregó el archiduque Maximiliano de Austria; mismo que quiso hacerlo más original pues anteriormente los anillos de compromiso eran  bandas sencillas de metal entre el pueblo, y el oro o la plata se usaba entre la realeza.

 

Se piensa que los primeros en utilizar el anillo en el dedo anular izquierdo realmente fueron los romanos, que creían que la “vena amoris” estaba directamente conectada con el corazón.  Eran entregados por los hombres a las mujeres como una prueba de confianza, donde la mujer era confiada para ser una buena madre y esposa sumisa. De hecho Plinio el Viejo, escritor, naturalista y científico Latino,  escribió que el hombre entregaba a la futura esposa un anillo de oro que usaría en eventos especiales y al casarse el anillo tenía que ser de hierro para que lo utilizara en casa como un acuerdo legal vinculado a que era parte de su propiedad.

Durante el siglo I a.C los anillos se utilizaban en Asia, en donde los jeques y sultanes etiquetaban a cada una de sus esposas con el mismo diseño. Algunos de ellos podían tener el nombre del Jeque, pero no el nombre de la o las esposas.

En Roma  en el siglo II el anillo era recibido por el padre de la novia, era parte de una costumbre forzosa para que el papá pudiera otorgar la mano de su hija al hombre que la pretendía. Y a la novia le entregaba otro anillo en forma de llave que abría cajitas personales lo que también era símbolo de confianza.

Los judíos durante el siglo VIII d.C entregaban anillos para sus ceremonias de bodas, pero se trataba de anillos muy pesados y grandes en forma del techo de una sinagoga por lo que prácticamente no los podían usar.

En la tradición cristiana los anillos comenzaron a darse hacia principios del siglo VI cuando el obispo Isidoro de Sevilla lo definió como la entrega de fidelidad y unión de una promesa entre dos corazones.

Pero no fue sino hasta 1947 cuando Frances Gerety  de N.W Ayer & Son escribió el eslogan “un diamante es para siempre” que se publicó en prensa escrita y en cine durante mediados del siglo XX. Lo que le dio un impulso impresionante a la industria de los diamantes, especialmente al grupo De Beers fundado por Cecil Rhodes. Lograron que hasta la fecha más del 70% de los anillos de compromiso sean de diamantes.

Y si te lo preguntabas la palabra Diamante viene de “Adamas” una palabra del antiguo griego que significa “Invencible”. Hoy en día, según un estudio de De Beers , cuatro de cada cinco novias reciben anillos de compromiso de diamantes.

Actualmente el anillo de compromiso forma parte de nuestra tradición occidental. La cantidad de dinero que se gasta, el tamaño de la piedra, parece que es un accesorio que jamás pasará de moda, y los diseños son los que varían; así como las piedras que se usan y los materiales diversos que pueden ser oro, plata o platino. Pero es verdadero significado siempre ha sido el mismo, compromiso, amor y fidelidad hacia la pareja.

¿Tu qué opinas sobre el anillo de compromiso? ¿Te han dado o has dado uno?

Sin comentarios

Publicar comentario