Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri de sanctis coveti dispecit.

No quiero depender de nadie

No quiero depender de nadie

No quiero depender de nadie

Cómo ser independiente

Hay que estar conscientes de que favor con favor se paga

Desde que empecé a hacer proyectos propios, y comencé a desarrollar todo por mi cuenta sin necesidad de encontrar una empresa que me empleara o tener un jefe (de esos nefastos que me han tocado) me ha traído muchas satisfacciones y ganas por seguir haciendo esto que me gusta.

Al principio cuando apenas estás empezando no sabes ni por dónde. Y no se si a ti, pero a mi me pasó que busqué ayuda de todos los amigos expertos en el tema que me interesaba. Cuando abrí mi Pastería, busqué a un primo para que me hiciera un logo, otro amigo para que arreglara el logo que no me había encantado como le había quedado a mi primo, y otro amigo para que me ayudara con la decoración. Lo mismo con YellowBox (negocio de cabinas photobooth), un amigo para una cosa y otro amigo para otra.

Conseguir ayuda de amigos siempre es bueno obviamente porque te echan la mano y te cobran poquito o a veces ni te cobran (claro hay que estar conscientes de que favor con favor se paga), pero quise hacer lo mismo al abrir mi canal de YouTube y mi blog, y me di cuenta de varias cosas importantes:

 

  1. Muy pocas personas están dispuestas a ayudarte gratuitamente.
  2. Aunque te ayuden en algún momento se cansarán de hacerlo porque también tienen mil cosas más que hacer.
  3. Favor con favor se paga, pero no sabes qué tipo de favor te pida al final y pueden salir del chongo por malentendidos.
  4. Cuando algo no te gusta ¿Con qué cara puedes discutir?
  5. Llega un momento donde ya no estás cómodo con la ayuda porque te sientes un “agarrado” pero no sabes si darle las gracias por todo o mejor no porque puede que te lo tome a mal y se vea lastimada la amistad.

Lo que aprendí con todo esto fue que lo mejor que puedes hacer es tratar de hacer las cosas por ti mismo lo más que se pueda si es que no tienes dinero suficiente para pagar, porque claro que si contratas a alguien ahí la cosa cambia y puedes exigir. Pero si tu presupuesto es sólo para invitarle las cheves a tu amigo diseñador, intenta tu primero hacer el mayor esfuerzo. Los tutoriales en YouTube en mi caso han sido la salvación, o realizar cursos en plataformas gratuitas y que además son muy reconocidas como Coursera, OpenCourseWare, AulaFácil, Activate con Google, entre muchas otras. No sólo me permite ser más independiente a la hora de comenzar un proyecto sino que también estoy ampliando mis conocimientos y mejorando mi currículum.

Una vez que diste todo de ti y aprendiste a saber cómo se hacen las cosas, si aún así tienes dudas, entonces ve con esos amigos expertos, invítales unas chelas y que te resuelvan tus dudas.

Déjame un comentario ♥

Sin comentarios

Publicar comentario